Home

Hay ausencias que marcan. Que hieren. Heridas abiertas que no cicatrizarán jamás, que nunca acabarán de sanar, que el tiempo no podrá curar.

Hay ausencias que matan dolorosa y lentamente. Hay dolores que apagan cualquier atisbo de brillo en la mirada. Hay momentos que duran vidas, desgarrando el alma e invitando a arrastrar los deshilachados trozos por los pasillos en una fantasmagórica danza cruel.

El peor momento de mis días se va a prolongar durante el resto del tiempo que me queda.

Tu ausencia va a estar presente mientras aguante mi aliento.

Me da rabia cuando la gente dice: “Poco a poco irá pasando”. Sé que el dolor nunca va a pasar. Sería más justo que dijeran que uno se acostumbra a las ausencias, que hay vacíos que nunca se pueden llenar y que se mantienen huecos para siempre. Que hay que pasar por ello, que eso es la madurez, que así es la vida.

Yo no voy a acostumbrarme a vivir sin ti. Sé que voy a llorarte un rato cada día.

Sé que tu ausencia será mi herida abierta.

Sé que tu hueco va a dolerme toda la vida.

2016-09-02-15-12-24-5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s