Home

No me caso con nadie. Yo no me caso con nadie que las parejas sólo traen disgustos. Tremendos e incomprensibles disgustos. No quiero ser propiedad de nadie ni poseer a nadie. No, yo no quiero. No quiero, no.
Pienso en comportarme como el resto del mundo y ciertas mariposas se apoderan de mi estómago, para morir lenta y dolorosamente antes de ser escupidas por mis ojos como lágrimas negras. Recorrido a la inversa.
Nadie me comprende y yo creo comprender demasiado bien a todo el mundo. Como si mi mirada dispusiese de rayos X, atravieso a las personas adivinando casi al instante, tras la segunda palabra, sus intenciones más ocultas. Dame una conversación con María y te sacaré los traumas más profundos, aquellos que ni tú intuyes. Dame una hora y te conoceré mejor que tu puta madre.
Así soy yo. Asusto. Soy como un trozo de cristal roto con infinitas puntas… Sólo manos expertas deberían tratar de tocarme.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Propiedades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s