Home

No tengo nombre. No tengo cara. Ni cuerpo, ni sangre, ni alma. Sólo presencia que se transforma permanentemente.
Sólo esencia que vaga perdidamente por callejones oscuros, formados por venas y nervios; sólo energía que recorre ¿corroe? los cuerpos, haciéndolos actuar, haciéndolos sentir. Arranco con fuerza recuerdos, los moldeo a mi gusto, cambiándolos, ¿mejorándolos?, pudriéndolos.
Buceo entre ideas, pintando interrogantes. Constantemente alerta, para envilecer presentes. Fielmente activo, para ensombrecer futuros.
Sorprende, a veces, mi disposición absoluta para corromper la comunicación, el entendimiento entre los cuerpos. Mi empeño en condenarlos a la intimidad, en someterlos a la incertidumbre, en fortalecer las raíces de duda que, segundo a segundo, latido a latido, siembro en su interior.
Enveneno ilusiones con miedos, sueños con riesgos, esperanza con decepción. Interpreto palabras con rabia, detecto las mentiras, que impregnan el aire que los cuerpos respiran, e incito un poco el odio hacia sus creadores… todos, al final, ¿no? Tiño las miradas con un brillo melancólico que, a veces, se enciende con furia, despidiendo fuego. Al calmarse, siempre dos grandes charcos que nublan el sentido.

¿Quién soy?

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s