Home

 14 de febrero de 2011

            No sé si voy a poder vivir sin ti. No sé si seré capaz de recomponerme algún día. No creo que sepa olvidarte ni encontrar a nadie que me cuide como tú. Lo último me parece que es lo más difícil… ¡quién superará tus interminables charlas, teñidas de gritos entusiastas, aconsejándome y ayudándome a abrir los ojos ante todo aquello que no se me alcanzaba! ¡Quién me guiará ahora por este complicado mundo de adultos y adúlteros! ¿Quién regañará a esta niña mala cuando no se comporte debidamente? ¿Quién va a ser mi modelo a imitar para intentar estar más cerca, si no de la perfección, de la normalidad?

Todavía no entiendo cómo no funcionó. Tantas horas invertidas en un objetivo inútil… qué cierto es. Tanta saliva malgastada en imponentes discusiones y opiniones razonadas… y nunca presas de la rabia ni de las pasiones… qué sereno eras, qué pena que no pude aprender de ti. Una lástima que mis razonamientos no fuesen dignos de ser expuestos ni discutidos ante la grandiosidad de tus armas dialécticas: ¿cómo podía osar sentirme disgustada? Ahora comprendo que tus acciones nunca eran malintencionadas y que siempre esperaban el mejor resultado, siento no haberme dado cuenta entonces. Entonces simplemente pensaba que eras un ignorante incapaz de afrontar un debate, que se ahogaba en sus propias y repetidas críticas, defendiéndose como un niño pequeño. Comprende mi ingenuidad. Creía que cuando terminabas de gritarme, disgustado, yo tenía derecho a decir lo que sentía también. Qué estúpida… con lo fácil que era acallar todas mis críticas hacia ti y darte la razón. Y pensar que sólo esperabas que pensase en ti… Que simplemente estuviese pendiente de tus necesidades olvidando las mías, ¡ni que fuese tanto sacrificio! Cómo he podido ser tan egoísta, ahora me doy cuenta… qué pena que sea tarde para recuperarte. Lo digo en serio.

Debería haberme esforzado más por conservarte y hacerte feliz, he sido perezosa y egocéntrica… sabía que necesitabas pasar más tiempo conmigo y no sé por qué no dejé de ir más días a clase para hacerte compañía cuando tu perro se puso enfermo… soy una desgraciada, entiendo que no puedas perdonarme. No pensé para nada en ti, ni siquiera pensé que habría sido mejor dejar de ver a mis amigas para quedarme contigo… ¿cómo no pudo ocurrírseme? ¿Qué clase de persona soy? En lugar de entenderte, traté de convencerte de que algo de compañía nos vendría bien… qué estúpida… ¿compañía para qué? No comprendía que tu idea de hibernar cuatro o cinco meses, hasta que pasase el frío y parte del calor, no tenía por qué estar tan mal. De hecho, ahora parece perfecto… los dos hundidos en el sofá, mirando alternativamente la tele y la pecera (que, por cierto, últimamente me causaba cierta angustia pues dos violentos peces no dejaban de asediar a un tercero, intentando comérselo vivo… ni que fuesen pirañas), bebiendo cerveza y acostándonos a las nueve, como mis abuelos, que así lucen por las mañanas.

Me arrepiento ahora de haber elegido la otra opción… desgraciada de mí, siempre equivocándome… Veladas nocturnas entre humo, moscatel, política y cotilleos; mezcladas con unos toques de mus y algunas manchas de póker; compartiendo información y chistes con mis amigas más cercanas y con otros muchos, más lejanos pero no por eso menos agradables; recuperar los años perdidos que mis íntimas y yo estuvimos alejadas, largas charlas y viajes en coche, comidas y cenas que vuelven a acercarme a ellas como cuando tenía 15 años; conocer y dejarme conocer por gente nueva que ahora me respeta y me quiere, me cuida, me valora; compartir mi tiempo con personas que se preocupan por mí y por mi bienestar; hacer, o intentarlo, un poquito más felices a mis padres, al permanecer más tiempo en casa y no desaparecer por las noches…  Ahora me doy cuenta de lo mal que suena comparado con lo que he perdido, pero entonces invadía mis oídos cual música celestial…

Es una lástima, una verdadera pena, no haberme dado cuenta antes de todo esto. Nos habríamos ahorrado un maravilloso tiempo de lágrimas.

CORAZON-ROTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s